nocopias

sábado, 7 de enero de 2017

Perdonando las Ilusiones de Nuestra Resistencia a Quién y Qué Pensamos Que Somos. Por José L. Stevens



Perdonando las Ilusiones de Nuestra Resistencia a Quién y Qué Pensamos Que Somos.



  
En este artículo tocaré apenas la estructura organizativa de este universo y luego entraré en algunos de los aspectos más interesantes de la edad del alma, incluyendo algunas de las locuras que los seres humanos le aportamos, y la necesidad de perdón.
Fuera del espacio tiempo todo es uno, sin cumpleaños, sin envejecimiento, sin maduración, sólo conciencia eterna y exploración de todo lo que es. Por otro lado, en este planeta donde tenemos espacio y tiempo, existe un sistema completamente diferente que obviamente incluye el nacimiento, envejecimiento y muerte. Aquí, cuando miramos alrededor, podemos comparar las edades de las personas y dividirlas en bebés, infantes, niños, adultos jóvenes, adultos y ancianos. Entre lo infinito y lo muy finito hay una zona intermedia que podríamos llamar los planos ordinales. Los planos ordinales incluyen el plano físico, el plano astral y el plano causal. Hay, por supuesto, planos superiores o planos exaltados que incluyen el akasha, el plano mental, el plano mesiánico y el plano búdico. Cada plano tiene siete niveles. Otro nombre para plano podría ser dimensión. En total hay 49 dimensiones, siete niveles para cada uno de los siete planos. Hasta ahora la matemática es bastante simple.
Obviamente aquí en la tierra estamos en el plano físico que está dividido en siete etapas. La primera etapa está orientada a la supervivencia, la segunda está orientada a las reglas, la tercera etapa orientada hacia el éxito, la cuarta etapa está orientada a las relaciones, la quinta etapa está orientada a lo filosófico, la sexta etapa a lo transcendental y la séptima etapa está orientada infinitamente. Cada una de estas etapas tiene siete niveles. Así, por ejemplo, hay siete niveles en la etapa orientada a la supervivencia, cada una requiere aproximadamente de una a diez vidas cada una para completarse. Como pueden ver las divisiones artificiales arquetípicas del universo son según el número siete.
Aquí en el planeta tierra las divisiones entre los niveles y las etapas son bastante obvias y se ven fácilmente a través del conjunto de valores, opciones, perspectivas y posteriores comportamientos de una persona. A pesar de que hay muchas personas en cada una de las cinco etapas inferiores entremezcladas aquí en el planeta, la realidad es que están en mundos completamente diferentes, al igual que un niño está en un mundo diferente al de un adolescente y un adolescente está en un mundo diferente al de un adulto. Se frotan los hombros entre sí, pero no están en el mismo mundo, ni siquiera remotamente.
Entre vidas hay un recuerdo total, no hay amnesia, y hay telepatía completa para que todo el mundo sepa todo acerca de todos los demás. Las almas conservan su orientación como actores que suelen mantener su papel escénico mientras están fuera del escenario durante unos minutos. Por ejemplo, Kate Winslet sabe que es Kate fuera del escenario, pero también está reteniendo la idea de que ella es Catherine o Mary o cualquier papel que esté interpretando cuando regrese al escenario. Después de todo ella todavía está con el disfraz.
Así que cuando salimos del planeta al morir, conservamos nuestra conciencia y sabemos quiénes somos en relación a todos los demás. Sabemos que en este planeta somos, por ejemplo, un alma orientada al éxito de cuarto nivel y estamos aprendiendo esas lecciones. Así que, si estamos listos, nos preparamos para regresar a una nueva vida en, digamos, el quinto nivel. Todo el mundo lo sabe muy bien y no hay comparación entre las edades del alma, no hay juicio, sólo completa aceptación incondicional, como actores fuera del escenario sabiendo quiénes son los otros actores, qué fingen ser y quiénes son en persona. No hay problema alguno porque todos saben que en última instancia todos son hijos del espíritu y siempre lo fueron, siempre lo son, y siempre lo serán.
Sin embargo, en el momento en que retroceden al planeta en otro cuerpo físico, entran en un estado de amnesia casi total. La falsa personalidad se afirma y hay comparación despiadada, juzgamientos, críticas, auto-recriminaciones y todo el resto de la locura.
Cuando la gente pregunta en sesiones privadas que edad álmica tienen, yo siempre me encojo un poco. Sé que estamos entrando en un terreno insano en donde la gente tiene muchos apegos y devociones en cuanto a la edad que piensan que tienen, a pesar de que en realidad es sólo un juego local que estamos jugando en donde la edad existe. Fuera de ese juego todo es uno y no hay edad, pero la gente parece olvidar todo eso y se pierden en el sueño de la comparación. Afortunadamente, en primer lugar las almas más jóvenes nunca llegan a las sesiones, por lo que se eliminan algunos de los problemas. El mayor problema viene con las almas orientadas a las relaciones, o sea las almas maduras, las almas adolescentes-adultas jóvenes. Son absolutamente los devotos y los más angustiados al saber que no están en su última vida.
Ahora, las almas orientadas a la relación, que llamaré almas maduras a partir de ahora, son aproximadamente el treinta y cinco por ciento de la población mundial, por lo cual es un grupo bastante grande de personas. El primero, el segundo y el tercer nivel de las almas maduras a menudo están religiosamente involucrados y apenas están mojando sus pies en el área de las relaciones, por lo cual aún no siempre están en la gran búsqueda. Son el equivalente de los trece a los quince años de edad. Las almas maduras de cuarto nivel son a menudo personas muy estresadas con problemas emocionales severos, esquizofrénicos, bipolares, borderlines y una serie de otras situaciones difíciles de tratar. Son muy perspicaces y compenetrados, pero a menudo están demasiado perturbados para ser altamente productivos. Las almas maduras de quinto, sexto y séptimo grado son como de diecisiete, dieciocho y diecinueve años de edad, incluso de los primeros veintes. Pueden ser muy eficaces, sabios, penetrantemente perspicaces, individuos que hacen una contribución al planeta y a la humanidad. Estas personas están a menudo seguros de que están cerca del final de sus vidas.
Poco saben que hay toda una etapa por delante, la etapa filosófica en la que poco a poco dejan de lado sus ambiciones, su intensidad y sus apegos sometedores de derecha e izquierda. De hecho, los últimos niveles de la etapa filosófica pueden ser como un vagabundo, una persona sin hogar, alguien en profunda meditación, y así sucesivamente. Apenas veo estas almas muy viejas en mis sesiones, porque no hay mucho que les pueda decir que ya no sepan. Ocasionalmente necesitan alguna validación. La mayoría de las veces asienten y se ríen y avanzan hacia sus contratos finales.
Veamos algunos números. El cincuenta por ciento de la población mundial está compuesta de almas de nivel de bebés, infantes y niños. Las almas bebés u orientadas a la supervivencia son el 5%, las almas infantes u orientadas a las reglas el 20%, y las almas niñas u orientadas al éxito son el 25%. Como ya se mencionó, una gran parte de la población es adolescente/madura/adulto/joven un 35%, y un número menor son las almas viejas o filosóficamente orientadas en un 15%. Así que la mitad están las etapas de bebés, infancia, y niñez, y la mitad están en etapas de adultos jóvenes o adultez. El mundo en este momento se divide por la mitad.
Veamos más de cerca los porcentajes de las etapas del alma madura y del alma vieja porque esto es revelador. De las almas maduras, aproximadamente el veinte por ciento están en los primeros cuatro niveles. El quince por ciento están en el quinto, sexto y séptimo nivel. Si eres un alma madura de sexto nivel, entonces estás en algún lugar alrededor del  percentil 80 de la gente en este planeta. Esto significa que aproximadamente el 80% son menos experimentados que tú y el 20% son más experimentados. En mi opinión, eso hace que alguien esté bastante adelantado y convierte a la persona en un mentor, un maestro, un buen consejero, etc. Sin embargo, muchas almas maduras se horrorizan cuando oyen que están “sólo” en el sexto nivel de madurez. Ellos quieren tanto ser un alma vieja-vieja. De hecho, están convencidos de que lo son. Lo que no saben es que a las almas viejas de sexto y séptimo nivel no les importa una mierda. No están apegados y estarían perfectamente contentos de que les dijeran que son un alma madura de primer nivel. El apego y la intensidad de emoción de un alma madura ante su edad álmica es una revelación muerta. Aun así, he tenido a algunas personas tan furiosas conmigo que no me han hablado durante años. Tuve una clienta que admitió muchos años más tarde que estaba tan cabreada cuando le dije en una sesión que era un alma madura de los niveles finales, que me odió durante años hasta que finalmente se dio cuenta de que era cierto y un poco tímidamente regresó a verme para decirme eso. Por supuesto, en ese momento ella estaba bastante sana.
La regla general es, si piensas que esta es o quieres que esta sea tu última vida, casi sin duda no lo es. A las almas viejas-viejas no les importa. Hay varias razones por las que las almas maduras quieren que esta sea su última vida. 1. No están disfrutando de sus vidas y quieren que se termine. 2. Ahora tienen una cierta percepción y saben unas cuantas cosas, tienden a inflarse y a pensar que ya están hechos. Esto es notable, como un adolescente que piensa que sabe más sobre todo que todos los demás. Todos hemos visto ese síndrome anteriormente. Funciona igual con la edad del alma. 3. A menudo, las almas maduras de niveles finales son maestros cuyos estudiantes miraban hacia arriba. Entonces se imaginan a sí mismos al final de la línea, en la cúspide de la sabiduría. Ellos odiarían que cualquiera de sus estudiantes descubriera que son “SÓLO” maduros y no un maestro. Oh, las permutaciones de arrogancia, presunción, miedo y vulnerabilidad que las almas maduras atraviesan y todo por tan sólo un juego temporal. Es todo un juego de escena, pero de alguna manera eso no cambia las emociones muy reales en juego que hacen que la gente se enfurezca y llore, culpe y ataque cuando se trata del tema de “¿Qué edad tengo?”
Lo que se les dice: “Ahora mismo eres un alma madura en tu proceso evolutivo en este planeta”.
Lo que ellos escuchan: “Eres sólo un niño. Tú no cuentas para nada. Por lo tanto, eres inútil y no vale la pena escucharte. Vuelve cuando seas mayor.”
Hablemos de otra gran ilusión. He escrito sobre esto antes, así que quizás encuentres esto como una revisión, pero es un recordatorio que vale la pena oír una y otra vez porque te ayudará a entender la condición humana, tal vez incluso algunos de tus propios sentimientos.
Como ya he mencionado, fuera de esta dimensión bastante limitada del plano físico, no hay karma, ni comparación, ni juzgamiento, ni drama del tipo que estamos acostumbrados aquí en la dimensión física. Aquí en este planeta habitado y en otros hay una estructura que da cierto propósito a las lecciones que aprendemos. Esa estructura es lo que los hindúes llaman el karma o las consecuencias por cualquier cosa que pongamos en movimiento que tenga un impacto en los demás. Las consecuencias pueden venir en varias formas. Una forma es que estamos obligados a experimentar exactamente lo que perpetramos, de modo que si somos ladrones y robamos a otros, seremos robados en algún momento y entenderemos exactamente cómo se siente el perder nuestras ganancias o bienes duramente ganados por un ladrón. Otra forma de consecuencia kármica es que nos situaremos exactamente en la situación en la que no hemos podido relacionarnos en una encarnación anterior. Así, cualquier cosa que resistamos nos convertimos en ello. Si odiamos a las mujeres nos convertiremos en una, tal vez varias veces, hasta que aprendamos a amar a las mujeres. Si no nos relacionamos con gente negra, gente de oriente medio, judíos, pueblos indígenas, gente gay, gente empobrecida, con los ricos, la élite, etc., eso es exactamente lo que seremos hasta que aprendamos a tener compasión y reconozcamos su valor como seres humanos.
También nos ponemos en circunstancias con las que no pudimos relacionarnos. Si estábamos pisoteando la tierra en una vida particular, destruyendo vastas extensiones de ella para el beneficio monetario personal y odiamos a los ecologistas, entonces eso es exactamente lo que llegaremos a ser. Sin embargo, cuando nos convertimos en eso probablemente utilizaremos tácticas similares a las que usamos antes. Así que, si éramos una persona violenta, entonces podríamos usar la violencia una vez más en nombre de la protección ambiental. Así, si alguna vez ves a alguien que está rabioso por cualquier cosa, puedes estar seguro de que están compensando la incapacidad del pasado para relacionarse con eso. Esto enfurece absolutamente a la gente cuando se lo señalas, así que a menudo es mejor no mencionarlo. Pueden matarte. La mayoría de las personas no son lo suficientemente maduras como para admitir la verdad sobre eso.
Mi abuelo socialista norteamericano, un organizador rabioso de los sindicatos al principio del  1900, probablemente fue en algún momento un explotador de trabajadores y obreros. Mi otro abuelo mexicano era un trabajador incansable que defendía los derechos de los pueblos indígenas en México contra las depredaciones de la clase de élite, probablemente como resultado de haberlas explotado en vidas anteriores. Curiosamente, perdió la vida por Pancho Villa, quien lo encarceló como abogado del distrito federal en Guadalajara. Sé que quemé a más de un psíquico y chaman como brujo/a en mis vidas anteriores, así que aquí estoy. Ups! A menudo avanzamos y retrocedemos más que algunas veces, primero odiando esto y luego odiando aquello, hasta que podamos relacionarnos con ambos. Podríamos acelerar este desagrado explorando deliberadamente nuestros sentimientos irracionales de aversión y llegando a un acuerdo con la verdad de ello. Cuando viajé por primera vez por  Cachemira tuve una reacción distintiva ante algunos de los musulmanes que encontré allí, los que no me trataron bien. Me tomó mucho tiempo darme cuenta de que había sido islámico en muchas vidas y tal vez hice cosas que me hacen retorcerme al pensar en ello  hoy día.
Es útil mirar a cualquiera de tus “uy” también. Eso puede ser bastante esclarecedor, así como divertido. Una vez que lo veas, lo entiendas y lo perdones, estás libre de él. Aaaahhhh. Qué alivio que es. Entonces eres libre de ser lo que quieras y no te importa lo que eres y lo que otros son. Es todo un juego de teatro de todos modos. Cuando la obra termina y la historia fue contada vamos a hacer nuestras reverencias, salir del escenario, y bajar a la taberna con nuestros compañeros actores y divertirnos como en los viejos tiempos.
 © 2016 All rights reserved. www.thepowerpath.com





https://www.facebook.com/pages/Mi-Rinconcito/249677345063487?sk=photos_stream
                                                                                                                                   
Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com .es/




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada